LÍQUENES


Menú inicio líquenes. Mapa del sitio.

Generalidades

Clasificación:
Apéndices:


SECCIONES

Botánica mandragorina
BOTÁNICA
Micología mandragorina
MICOLOGÍA

Fauna mandragorina
FAUNA
Geología mandragorina
GEOLOGÍA

Paisajes mandragorinos
SERRANÍA









Mandraicono

 
 


Líquenes de la Serranía de Ronda.

Formas biologicas: tipos de talo.




 (extractado de Macrolíquenes de Castilla La Mancha, ( Gregorio Aragón, Isabel Martínez y Ana Rosa Burgaz) y de Líquenes epifíticos del hayedo de Montejo de la Sierra en Madrid (Guillermo Amo de Paz y Ana Rosa Burgaz) )

Una clasificación de tipo artificial divide a los líquenes en función del aspecto que presenta su cuerpo vegetativo o talo. Se trata de una primera aproximación útil a la hora de identificar a estos organismos, pero que no responde a cuestiones de parentesco evolutivo entre las especies. Desde un punto de vista morfológico los líquenes presentan seis tipos de talo:


- Líquenes foliáceos.
Tienen el talo como un lámina que crece paralela al sustrato quedando parcialmente unida a él. Son fácilmente separables del sustrato con una navaja sin que se rompa el talo. Se unen a la superficie donde crecen con rizinas, Parmelia, Peltigera, o con diferentes tomentos parecidos a pelos, Lobaria. En el caso de que se adhieran únicamente por un punto (ombligo o disco de fijación, que deja su depresión en la cara superior) reciben el nombre de umbilicados (Lasallia, Umbilicaria, Dermatocarpon).


- Líquenes crustáceos.
Están tan firmemente unidos al sustrato que es imposible separarlos de él sin romper el soporte. El aspecto del talo puede ser uniforme o bien puede estar fisurado, recordando un puzzle de piezas más o menos poligonales y, en este caso, se habla de talo con areolas. Saxícolas son los que crecen en las rocas o piedras; serán endolíticos si lo hacen incrustándose en el interior de la roca, como en Verrucaria marmorea, y si es sólo sobre la superficie de ella, epilíticos, como algunas Lecanora, Caloplaca. De la misma manera, se denominan epífitos los que crezcan sobre plantas leñosas; si lo hacen sobre la corteza los llamaremos epifleódicos, Pertusaria, Bacidia, y si penetran en le madera endofleódicos, Arthonia.

- Líquenes escuamulosos.
Son talos con forma de escamas independientes, como las tejas de nuestros tejados de forma que la teja o escuámula tiende a separase del sustrato al crecer los márgenes hacia arriba ( por ejemplo en  Fuscopannaria, Psora, Toninia, Catapyrenium).

- Líquenes fruticulosos.
Cuando el talo tiene la forma de un pequeñísimo arbusto y sólo se adhieren al substrato por un punto o pie, al que llamamos disco basal, de manera que crecen separándose del sustrato. Pueden ser más o menos colgantes y péndulos, como es el caso de Usnea, o pueden mostrarse más o menos erectos como el caso de Evernia. Además, estos talos pueden tener sección circular, como Usnea, o ser planas, lacinias, como Ramalina. En cuanto al tamaño, varían desde un pequeño amasijo de arbustos, como en Cetraria, alcanzar hasta varios metros de longitud, como en Usnea longissima (cosa que no hemos visto por estas tierras).


-Líquenes con talo compuesto.
Son característicos de las Cladonia donde el talo está compuesto por dos formas distintas (de ahí que también este tipo de talo reciba la denominación de dimórfico): un talo primario crustáceo, escuamuloso o foliáceo, Cladonia foliacea, y unl talo secundario de aspecto fruticuloso, con unas estructuras a modo de embudos o trompetas que se denominan escifos o podecios.


- Líquenes gelatinosos.
Suelen ser negros, rígidos, frágiles y de aspecto foliáceo o fruticuloso en estado seco pero que hidratados se hinchan bastante y resultan blandos al tacto y de consistencia gelatinosa. El fotobionte es una cianobacteria (ejemplo típico de líquen gelatinoso, Collema).


 

↓ Comentarios,anotaciones y referencias. ↑